Ramón-Darío Molinary: «el periodista es un divulgador profesional mientras el político se regodea en la opacidad y el secretismo»

ENACPEN2-2015

Ramón-Darío Molinary da la bienvenida a los asistentes al Encuentro de Corresponsales ENACPEN 2

Buenos días a todos.

Efectivamente, como señalaba nuestro anfitrión, el director de la IE University y al mismo tiempo decano del Instituto de Empresa Business School, hemos estado, durante años, ligados al quehacer académico de esta institución que en su día abrió las puertas para contribuir a la formación, fundamentalmente sobre la actualidad española de cada instante y, por tanto, llevamos una larga trayectoria de colaboración que hoy nos permite convertirnos en ágora de periodismo. Quiero decir que aunque el Instituto de Empresa tiene su propio programa de comunicación dentro de su universidad, hemos querido trasladar aquí lo  que ya fue una realidad exitosa en el evento celebrado en Alicante hace dos años, para empezar a dar una pauta bienal a nuestros encuentros de corresponsales y periodistas.

Banner Lateral ENACPEEn unas jornadas de mañana y tarde, como conocen por el programa, en virtud del cual la mañana la dedicamos a temas directamente relacionados con nuestro quehacer profesional y la tarde a temas que, aparte de hablar de las nuevas herramientas al servicio del periodismo, comparar cómo era la situación de la profesión, tanto de corresponsal como de periodistas en España hace dos años y cómo ha ido evolucionando en este bienio. Queremos que ENACPEN2 sea un espacio de reflexión y debate preocupado, siempre preocupado, por la imagen exterior de España. Los corresponsales, que unos llevamos más tiempo, otros menos, quieras o no, por las especiales circunstancias de este país, que, además, ha atravesado por un período tenso que aún no termina y que nos hace convertir el lema del encuentro en una gran interrogante—véase el logo del evento—en que, de la estilográfica, en vez de caer una gota de tinta, cae una interrogante que se convierte en tres al hablar de recuperación, de renovación y, para dilucidar, si hay o no hay peligro.

Lo hacemos en este año 2015 que comenzó con la tragedia dramática de Charlie Hebdo en cuanto a Europa se refiere, y en cuanto a América—por hacerlo refiriéndome a la América que generó España culturalmente—la muerte de Julio Scherer, un amigo, que fue el fundador de la revista Proceso de México, y además, en el año en que un premiado de ACPE, Pedro J. Ramírez, acaba de poner en marcha una nueva publicación en español partiendo de aquel viejo nombre que Andrés Borrego puso a su publicación hace más de un siglo; y, afirmo, que todo medio, principalmente si es nuevo, tiene que hacerse incómodo al poder político, a los políticos. Porque el periodista es un divulgador profesional mientras el político se regodea en la opacidad, el secretismo y la información sesgada. Hoy, época de periodismo de investigación y auge de redes sociales, crece la importancia de la verificación, del contraste de fuentes, de la contextualización y de búsqueda de claridad. Todo ello- insisto- en búsqueda de claridad. Por tanto, quede dicho con este resumen, lo que es la esperanza de la asociación de corresponsales de prensa extranjera, para colocar un pequeño grano en un océano que tiene que ver con la formación, con la información y que, al mismo tiempo, pretende vincular al colectivo que presido a la realidad española a la que, sin torcernos jamás el pulso, sin doblegar jamás la rodilla, queremos servir con claridad, con rigor sobre cómo esta sociedad va y seguirá evolucionando. Muchas gracias.

ACPE

Volver arriba