Controlar los factores de riesgo para la salud podría prevenir millones de muertes

Por Omar Romano.

 

Según la OMS (Organización Mundial de la Salud), la esperanza de vida podría aumentar en todo el mundo casi cinco años si se afrontaran cinco factores que afectan a la salud:

  1. La insuficiencia ponderal en la infancia.
  2. Las prácticas sexuales de riesgo.
  3. El consumo de alcohol.
  4. La falta de agua salubre, de saneamiento y de higiene.
  5. La hipertensión arterial.

Esos factores son responsables de una cuarta parte de los 60 millones de defunciones que, según se estima, se registran cada año.

En Global Health Risks se describen 24 factores que afectan a la salud. Se trata de una mezcla de factores medioambientales, comportamentales y fisiológicos tales como la contaminación del aire, el consumo de tabaco y la mala nutrición.

Asimismo, en el informe se destaca el efecto combinado que pueden tener esos factores. Muchas muertes y enfermedades están causadas por varios factores, y se podrían prevenir disminuyendo la magnitud de uno cualquiera de ellos.

«Más de un tercio del total de muertes infantiles se pueden atribuir a unos pocos factores de riesgo nutricionales tales como la insuficiencia ponderal en la infancia, la lactancia materna inadecuada, o la carencia de zinc», ha declarado Colin Mathers, Coordinador del programa de la OMS sobre mortalidad y carga de morbilidad.

Ocho factores de riesgo son responsables por sí solos de más del 75% de los casos de cardiopatía coronaria, la principal causa de muerte a escala mundial, a saber: el consumo de alcohol, la hiperglucemia, el consumo de tabaco, la hipertensión arterial, un índice de masa corporal elevado, la hipercolesterolemia, una baja ingesta de frutas y verduras, y la falta de actividad física. La mayoría de esas defunciones se registran en los países en desarrollo.

«La comprensión de la importancia relativa de los factores de riesgo para la salud puede ayudar a los gobiernos a configurar las políticas sanitarias que desean aplicar», ha agregado Mathers. «En muchos países se registra una mezcla compleja de factores de riesgo. A la hora de establecer sus agendas sanitarias, los países pueden combinar esos datos con información relativa a las políticas y sus costos».

Otras conclusiones

Nueve riesgos medioambientales y comportamentales son responsables del 45% de la mortalidad por cáncer en todo el mundo;a escala mundial, el sobrepeso y la obesidad causan más muertes que la insuficiencia ponderal;los entornos insalubres y peligrosos causan el 25% de la mortalidad en la infancia;el 71% de la mortalidad por cáncer de pulmón está causada por el tabaquismo; en los países de ingresos bajos, una serie de carencias nutritivas fácilmente remediables son causa de que uno de cada 38 recién nacidos muera antes de cumplir los cinco años; los 10 principales riesgos prevenibles disminuyen la esperanza de vida en casi siete años a escala mundial, y en más de 10 años en la región de África.

De los 56,4 millones de defunciones registradas en el mundo en 2016, más de la mitad (el 54%) fueron consecuencia de las 10 causas que se indican a continuación.

  • Las principales causas de mortalidad en el mundo son la cardiopatía isquémica y el accidente cerebrovascular, que ocasionaron 15,2 millones de defunciones en 2016 y han sido las principales causas de mortalidad durante los últimos 15 años.
  • La enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) causó tres millones de fallecimientos en 2016.
  • El cáncer de pulmón, junto con los de tráquea y de bronquios, se llevó la vida de 1,7 millones de personas.
  • La cifra de muertes por diabetes, que era inferior a un millón en 2000, alcanzó los 1,6 millones en 2016.
  • Las muertes atribuibles a la demencia se duplicaron con creces entre 2000 y 2016, lo cual hizo que esta enfermedad se convierta en la quinta causa de muerte en el mundo en 2016.
  • Las infecciones de las vías respiratorias inferiores continúan siendo la enfermedad transmisible más letal; en 2016 causaron tres millones de defunciones en todo el mundo.
  • La tasa de mortalidad por enfermedades diarreicas, que se redujo casi un millón entre 2000 y 2016, fue de 1,4 millones de muertes en 2016.
  • También ha disminuido el número de muertes por tuberculosis durante el mismo periodo, pero esta enfermedad continúa siendo una de las 10 principales causas de muerte, con 1,3 millones de fallecimientos.
  • En cambio, la infección por el VIH/sida ya no figura entre las 10 primeras causas. Sí en 2016, fallecieron 1,1 millones de personas por esta causa, en 2000 esta cifra se redujo hasta los 1,5 millones.
  • Los accidentes de tránsito se cobraron 1,4 millones de vidas en 2016; alrededor de tres cuartas partes de las víctimas (el 74%) fueron varones.

La OMS ha identificado una serie de “inversiones óptimas” para prevenir y controlar las enfermedades cardiovasculares, cuya aplicación es viable incluso en entornos con escasos recursos. Existen dos tipos de intervenciones: las poblacionales y las individuales; se recomienda utilizar una combinación de las dos para reducir la mayor parte de la carga.

Authors

Related posts

Top