ASOPROVAC exige a las autoridades sanitarias competentes que, haciendo uso de los sistemas de trazabilidad vigentes, pongan en marcha los mecanismos oportunos para exigir responsabilidades, pues el empleo fraudulento y la puesta en el mercado de clembuterol está prohibido y duramente penalizado en España, incluso con penas de cárcel.