Recetas cubanas para sortear la censura en internet

La Habana | Agosto 09, 2017

 

Las redes privadas virtuales no solo evitan la censura mediante una conexión segura sino que logran que la visita a los sitios censurados aparezca bajo una ubicación geográfica diferente. (14ymedio)

Además del mar, a Cuba la rodea un férreo control de contenido digital. El número de páginas webs censuradas creció en los últimos años y los internautas, que utilizan redes privadas virtuales (VPN) para saltarse estas restricciones, temen que el Gobierno siga los pasos de Rusia y China donde se prohibieron estas herramientas.

Cuando un usuario en la Isla intenta entrar a sitios de noticias como Cubanet yCiberCuba solo se encuentra ante una página en blanco. Pasa lo mismo con este diario,14ymedio, que está bloqueado desde el mismo día de su fundación. Durante años también se mantuvo inaccesible el popular portal de clasificados de compra y ventaRevolico, recién despresillado.

Para superar ese muro virtual, los ciudadanos echan mano frecuentemente de páginas webs que funcionan como proxys anónimos o servicios de VPN, que cifran el tráfico y permiten acceder a sitios web censurados.

Para superar el muro virtual, los ciudadanos echan mano frecuentemente de páginas webs que funcionan como proxys anónimos o servicios de VPN, que cifran el tráfico

Las redes privadas virtuales no solo evitan los sitios prohibidos mediante una conexión segura sino que logran que la visita a los sitios bloqueados aparezca bajo una ubicación geográfica diferente, una función que sirve para acceder también a servicios que no pueden usarse desde Cuba por el embargo estadounidense, como PayPal y el célebre portal de reserva de alojamientos Booking, entre otros.

Carlos Manuel tiene 18 años y ha probado al menos una docena de VPN desde que comenzó a chapotear en internet. “Un socio me pasó los datos de uno de esos servicios gratuitos pero era muy lento con las conexiones de Etecsa, así que fui probando otros hasta que encontré el que uso ahora, VPN Unlimited, que es muy bueno”, explica a14ymedio este usuario, que ha prescindido del servicio ofrecido por la Empresa de Telecomunicaciones de Cuba.

La red privada virtual que utiliza actualmente Carlos Manuel es de pago, pero un familiar radicado en Miami le sufragó la suscripción por un año. “Me preguntó en qué me podía ayudar y enseguida le pedí que pagara la cuota del VPN”, comenta. “Si me hubiera mandado un paquete con comida o un par de zapatos no me habría ayudado tanto”.

El joven ha compartido los datos de acceso a la cuenta del VPN con varios amigos. “Cuando no la estoy usando mis socios se meten para evitar ojos indiscretos”. Asegura que el objetivo fundamental es “proteger los datos personales” más allá de navegar en sitios prohibidos. “Quiero poder sentirme más seguro cuando navego y que Etecsa no se esté enterando de todo lo que hago en la red”.

 Varias compañías internacionales ofertan servicios de VPN para los internautas de la Isla con opciones y paquetes específicos, cuyos precios oscilan entre 4 y 5 dólares mensuales

Varias compañías internacionales ofertan servicios de VPN para los internautas de la Isla con opciones y paquetes específicos, cuyos precios oscilan entre 4 y 5 dólares mensuales, como Golden Frog, que construye herramientas para “preservar una internet abierta y segura” a la vez que se respete “la privacidad del usuario”.

La Revista VPN propone en un artículo la contratación de un servicio que permita ser “invisible para los filtros que chequean el tráfico web” como solución para evadir el control estatal cubano. El texto, dirigido a los turistas que viajan al país, advierte de que esa “es la opción más adecuada y rentable para poder pasar unas vacaciones completas sin ningún sobresalto”.

El Ministerio de Comunicaciones y Etecsa se limitan por el momento a ejercer una estricta supervisión sobre internet y solo ha permitido unas pocas conexiones en los domicilios privados.

En febrero de este año Etecsa comenzó una prueba piloto para instalar acceso a la web en 600 hogares de La Habana Vieja y seis meses después anunció que el servicio de Nauta Hogar se extendería a la provincia de Granma.

Un reciente informe publicado por Amnistía Internacional señala que sólo el 25% de la población puede conectarse a Internet, y únicamente el 5% de los hogares tiene acceso a la red. Durante años, la conexión desde los domicilios se otorgó solo a algunos profesionales, médicos, periodistas, intelectuales o académicos con probada fidelidad ideológica al oficialismo.

Las zonas wifi al aire libre se han convertido en foros físicos donde los internautas comparten trucos de todo tipo. En el Parque Trillo, en La Habana, las sugerencias para evadir la censura se gritan a voz en cuello. “No, ese proxy ya lo bloquearon, ahora tienes que usar otro”, vociferaba este domingo un adolescente a un amigo sentado a varios metros.

“Si no me meto a través del VPN no puedo utilizar esa forma de pago”, dice una usuaria sobre la cuenta de PayPal que mantiene para algunas compras

Para Sara, de 29 años, los túneles para acceder a ciertos portales son una cuestión de negocios. “Tengo una cuenta de PayPal que me abrió mi hermana, radicada en Suecia, y que de vez en cuando uso para comprar aplicaciones o pagar online“, detalla la joven programadora, quien se dedica al desarrollo de apps para Android. “Si no me meto a través del VPN no puedo utilizar esa forma de pago”.

Buena parte de estos trucos se difunden también en foros digitales porque muchos ciudadanos en el mundo se enfrentan a iguales problemas. Según un reciente informe de Freedom House dos tercios de los usuarios de la red navegan por una Internet censurada.

Dentro de ese enorme volumen de internautas que se ven obligados a protegerse detrás de un VPN hay sin dudas muchos cubanos, al menos por el momento.

 

Authors

Related posts

Top