La economía china brilla

Por Lu Yanan, Diario del Pueblo

En la conferencia de prensa organizada el 10 de octubre por la Oficina de Información del Consejo de Estado, Ning Jizhe, jefe del Buró Nacional de Estadísticas, afirmó que “la economía de China, que sigue siendo estable y mejora, cumplirá su objetivo previsto de un crecimiento del 6.5% sin problema, por lo que los resultados de todo el año podrían ser mejor de lo esperado”.

Desde 2013 hasta 2016, el PIB anual de China creció en un 7.2%, superior al 2.6% de la economía global y al 4% de la media de las economías en vías desarrollo en el mismo período.

Según Ning Jizhe, “En los últimos años, China ha logrado un crecimiento económico del 7.2% anual, una tasa de inflación del 2% y una tasa de desempleo calculada mediante encuesta del 5%, constituyendo un panorama ideal para un crecimiento más rápido, más empleo y precios relativamente bajos, lo que hace que la economía china brille en todo el mundo”.

China contribuye más que cualquier otro país al crecimiento económico global. En 2016, el PIB de China ocupó un 14.8% de la cuota total de la economía mundial, un 3.4% más que en 2012, situándose en el segundo lugar entre todos los países. Entre 2013 y 2016, la contribución media de China al crecimiento económico global alcanzó el 30%, superando la contribución total de EE.UU, la Eurozona y Japón, ocupando el primero lugar del mundo.

La industria de los servicios predomina en la economía. En la primera mitad de este año, el valor añadido de la industria del sector terciario ocupó un 54.1% del producto interior bruto.

El consumo se ha convertido en el motor del crecimiento económico. Durante los años 2013-2016, el consumo final contribuyó un 55% al crecimiento económico en el promedio anual.

El desarrollo urbano y rural ha presentado un nuevo aspecto. A finales de 2016, la tasa de urbanización de los habitantes de China alcanzó el 57,35%, 4,78 puntos porcentuales más que a finales de 2012. La diferencia entre los ingresos de los residentes urbanos y rurales disminuyó 0,16 puntos en comparación con 2012.

En los últimos cinco años, la economía de China se ha enfrentado a un entorno muy complejo, tanto en el país como en el exterior, ¿Cómo así puede aún lograr éxitos tan brillantes?

El nuevo concepto de desarrollo lidera la nueva normalidad. En el caso de la innovación, por ejemplo, en 2016, la cantidad de solicitudes de patentes y la cantidad de patentes concedidas en el país y en el extranjero aumentaron un 69,0% y 39,7%, respectivamente, respecto a 2012.

“Tomar la reforma estructural del lado de oferta como la línea principal, resolver el exceso de capacidad, reducir el inventario, disminuir el apalancamiento y reducir los costos no sólo cambiará la situación de la oferta y demanda de algunas industrias, sino también beneficiará al equilibrio de oferta y demanda de toda la económica”, dijo Ning Jizhe.

Desde el XVIII Congreso Nacional del Partido Comunista de China, la mejora del bienestar del pueblo ha logrado muchos éxitos y ha beneficiado a todos.

En 2016, el ingreso disponible per cápita de los residentes de China llegó a los 23.821 yuanes, aumentando 7.311 yuanes (1.071 dólares) desde 2012, lo que se traduce en un incremento promedio anual del 7,4%.

El coeficiente de Engel de los residentes chinos bajó 2,9 puntos porcentuales comparado con 2012 y se situó en 30,1% en 2016, cerca del 20% al 30% en la que se sitúan los ricos según las Naciones Unidas.

La lucha contra la pobreza con precisión ha logrado resultados notables. De acuerdo con el estándar de pobreza rural de 2.300 yuanes anuales por persona (cantidad constante de 2010) ,el número de personas pobres en las zonas rurales era de 43,35 millones en 2016, 55,64 millones menos que en el año 2012.

Ha habido sólidos progresos en el sistema de seguridad social. En 2016, los gastos personales en servicios médicos se redujeron por debajo del 30% del total de los gastos. Hubo grandes progresos también en la integración del seguro médico básico urbano y rural.

El nivel de educación de los residentes y las condiciones médicas y de salud siguen mejorando, y la esperanza de vida media de los residentes aumentó a los 76,34 años de 2015 desde 74,83 años en 2010.

Authors
Top