La FAPE rechaza la decisión de Sánchez de imponer límites a las ruedas de prensa

La decisión de Sánchez supone un desprecio a la labor de los periodistas, pero, sobre todo, a los propios ciudadanos que necesitan disponer de la información suficiente y plural que les permita tomar decisiones libremente.

Los ciudadanos tienen pleno  derecho a recibir más información de un tema trascendental -la formación de Gobierno- que afecta de lleno a su vida social, económica y política, especialmente en un momento político tan necesitado de explicaciones como el que estamos viviendo.

Los gobiernos están obligados a rendir cuentas a los ciudadanos y esa rendición se hace normalmente a través de los periodistas mediante ruedas de prensa abiertas y sin limitaciones de preguntas. Este servicio público de los periodistas es uno de los elementos básicos de la libertad de expresión y de la libertad de prensa que, insistimos, pertenece a todos.

La imposición de ruedas de prensa sin derecho a preguntas o con límites que escapan a lo razonable, como ocurrió ayer,  es una manera de hurtar a los ciudadanos la explicación de las decisiones y de negarles la respuesta a sus preocupaciones y problemas.

La tarea de los periodistas es crucial para la libertad de los ciudadanos y es tan importante como la de cualquier rama del Gobierno. El control independiente del poder es una de nuestras funciones principales. Sin ese control, la verdad no sale a la luz y se anula la imprescindible rendición de cuentas sobre las actividades y decisiones del poder.

Authors
Top