La Cumbre del G20 sigue guiando al mundo

Por Liu Wei (Fuente :Diario del Pueblo)

La Cumbre del Grupo de los Veinte (G20) se inauguró el 7 de julio de 2017 en Hamburgo, Alemania.

En la actualidad, la economía mundial sigue sufriendo altibajos, y el comercio y la inversión no se encuentran en un buen momento. La crisis de refugiados afecta gravemente a Europa, mientras que este año de elecciones generales ha agitado la política. La antiglobalización y el proteccionismo comercial han vuelto a florecer por todo el mundo, y el populismo es cada día más agresivo. La complejidad y la incertidumbre de las perspectivas económicas mundiales son cada vez más prominentes, por lo que la ansiedad y la expectación conviven en la mente de muchos, al igual que los desafíos y las oportunidades.

Bajo esta situación, como el foro de cooperación económica internacional de mayor importancia, la Cumbre del G20 de 2016 en Hangzhou propuso de manera clara una “economía mundial innovadora, vigorizada, interconectada e inclusiva”, una receta china para la enfermedad de la economía global. En diciembre de 2016, Alemania se hizo cargo de la presidencia rotativa del G20, decidiendo como lema para la cumbre “construir un mundo vinculado”. El año 2017 será no solo un momento importante para los cambios en el mapa económico mundial y la gran transformación de la fuerza motriz del crecimiento mundial, sino también un punto importante en la historia del G20. Se debe reflexionar sobre cómo promover de manera aún más sostenible el desarrollo económico bajo el mecanismo del G20.

El G20 debe servir como “amortiguador” para los riesgos globales. En los últimos dos años, la economía mundial se ha enfrentado a una nueva serie de problemas, por lo que las principales economías han barrido de puerta hacia adentro. Por un lado, la tendencia de la política monetaria abandonada por los bancos centrales crea incertidumbre para el sistema monetario mundial, y por otro lado, la competencia global entre EE.UU., Europa y otros países está creciendo. Los factores de riesgo para la economía mundial siguen acumulándose, por lo que necesitamos afrontarnos a la enfermedad de la economía global de manera más abierta fortaleciendo la cooperación entre los países del G20, y resolver el problema del desarrollo desigual de los países de todo el mundo a través de la cooperación interactiva.

El G20 debería convertirse en una “fuente de energía” del desarrollo sostenible a nivel mundial.

El reequilibrio de la gobernanza económica mundial necesita un desarrollo sostenible e inclusivo de la interoperabilidad. Para lograr un desarrollo sostenible de la economía mundial se debe crear el sistema de innovación mundial bajo el marco del mecanismo del G20, y promover la cooperación de la gobernanza económica mundial en múltiples aspectos.

El G20 debería convertirse en un “eje general” del sistema de gobernanza global. Se debe crear gradualmente una red de coordinación a través del diseño de nivel superior, prestar atención al acomplamiento con otros mecanismos de cooperación multilateral como los BRICS, y utilizar mecanismos como BRICS para aplicar las principales políticas del G20. Al mismo tiempo, en el marco del mecanismo del G20, debemos promover el acoplamiento con la iniciativa “Franja y Ruta”, e incluir el tema de la iniciativa “Franja y Ruta” en la categoría de cooperación de G20 para proporcionar una visión más amplia y un poder más fuerte al G20 y hacer que este mecanismo se convierta en un “eje general” del sistema del gobernanza global.

(El autor es el recto de la Universidad Renmin de China)

Authors
Top