Derechos Humanos y Ciudadanía

Los programas educativos en derechos humanos, ciudadanía y democracia deben ser permanentes, no limitarse a la etapa escolar sino ampliarse a prácticas y ejercicios políticos y sociales que consoliden estos esquemas en los países latinoamericanos. En esta idea han coincidido representantes gubernamentales, de organismos internacionales y especialistas en la Conferencia Iberoamericana “Desafíos de la educación en derechos humanos, democracia y ciudadanía” en el marco del festival Celebremos Iberoamérica (CIB Fest), que del 18 al 29 de septiembre se realiza en Madrid.

La jornada fue inaugurada por el secretario general de la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI), Mariano Jabonero; la directora de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), Aina Calvo; la ministra de Educación de El Salvador, Karla Hananía de Varela; el ministro en funciones de Fomento de España, José Luis Ábalos; y la ministra en funciones de Educación y Formación Profesional de España, Isabel Celaá, en un acto en el que estuvieron acompañados por el director de Casa de América, Antonio Pérez-Hernández.

En el evento, celebrado en el auditorio de la Casa de América, Celaá ha destacado que el convencimiento de que la democracia se aprende en la escuela “se convierten en pilar  de la educación para el siglo XXI” y que “la democracia depende de una educación democrática para alcanzar toda su fuerza moral, lo que hace necesaria esta educación sea coeducadora desde la etapa infantil”. Asimismo, ha recordado que el gobierno español volverá a impulsar la asignatura de Educación para la Ciudadanía que se eliminó en 2013 de los programas educativos de España.

El secretario general de la OEI, por su parte, ha alertado de que si bien en la comunidad iberoamericana la democracia se ha consolidado, la desafección a esta “se ha extendido en una sociedad en la que aumenta una clase media que goza de mejores condiciones de vida en lo material” y hay informes que advierten de un 45 % de conciudadanos “que consideran que viven en democracias con graves problemas y, solo un 36% de ellos aprueban y apoyan a sus gobiernos”.

“La formación en democracia y ciudadanía para la garantía de los derechos humanos es una prioridad ampliamente reconocida en gran parte de los países del mundo”, ha subrayado Jabonero, que además ha recordado que el Programa Regional de Formación en Democracia y Ciudadanía para la Garantía de los Derechos Humanos es uno de los ejes centrales de actividad de la OEI.

“Las nuevas realidades de la región exigen estrategias conjuntas de los gobiernos y ministerios de educación para el fortalecimiento, a través de la educación, de los valores democráticos, el ejercicio pleno de la ciudadanía, el desarrollo de buenas prácticas de gestión de lo público centradas en la transparencia y lucha contra la corrupción. Todo ello, en el marco de la garantía de los derechos humanos”, ha enfatizado.

A continuación, el ministro Ábalos ha defendido que “la buena política” debe complementar a la educación en la defensa de la democracia, de los derechos humanos, con ello contrarrestar “la mala política” que “daña a la democracia y crea populismos”, y siempre tener presente que “la educación en ciudadanía y en respeto a los derechos humanos es el mayor antídoto contra el viejo totalitarismo”. El ministro español en funciones ha resaltado la labor importante de la OEI en promover la educación en democracia, y ante los desafíos del desarrollo tecnológico y la emergencia climática ha pedido “aprovechar esa colaboración y amistad para convertir esto en desarrollo y prosperidad”.

Para la ministra de Educación de El Salvador, Karla Hananía de Varela, “el desafío en la enseñanza en derechos humanos es que debe hacerse a lo largo de la vida”, y ha apuntado que en el caso de su país “el contexto de realidad específica, coyuntural, histórica, hace que el enfoque y trabajo en derechos humanos sea muy particular”.

Por su parte, la directora de la AECID ha afirmado que la formación en ciudadanía, democracia y derechos humanos “tiene que ser no solo en escuela sino en toda la vida, en ámbitos formales e informales en América Latina”, por lo que ha ofrecido los centros de formación y culturales de la cooperación española en la región para que sean espacio de construcción de ciudadanía, empoderamiento y ejercicio de respeto a los derechos humanos”.

Construir ciudadanía iberoamericana

El vicepresidente de la Fundación Alternativas, Diego López Garrido, ha impartido la charla “Educar en derechos humanos: fortalecer las democracias, construir ciudadanía iberoamericana” en la que ha animado a reflexionar sobre si sería posible crear una ciudadanía iberoamericana a partir de la educación, pero hacerlo de obligado cumplimiento mediante un Tratado de Educación en Derechos Humanos.

El representante del Ministerio de Educación de Portugal, Pedro Abrantes, ha contado la actual experiencia de su país con el Programa de Educación para la Ciudadanía, que permitió iniciar la asignatura escolar “Ciudadanía y Desarrollo” en 2018, de cuyo primer balance se muestra mucho énfasis del sector educativo en enseñanza sobre los derechos humanos.

La viceministra de Educación Preescolar, Básica y Media de Colombia, Constanza Alarcón Párraga, ha resaltado que en su país, si bien existe desde 1995 una Cátedra por la Paz, el reto es “el ejercicio de construcción de ciudadanía pero a largo plazo, generar nuevas convivencias, el respeto por el otro y entender la diversidad para la convivencia”.

Empoderamiento de la ciudadanía

En esta jornada, el representante de la Fundación Anna Frank (Casa en Argentina) Héctor Shalom ha indicado que el eje central de la educación en derechos humanos “está en el empoderamiento del sujeto, que tenga la capacidad de reclamar al Estado, y allí es cuando el concepto de justicia cobra mucha vigencia. Es la mejor estrategia para que la gente defienda sus derechos y eso requiere capacidades educativas”.

Para el procurador general Colombia, Fernando Carrillo, en términos de justicia y derechos humanos “el empoderamiento de la ciudadanía, es entregarle herramientas” y con ello actuar ante la corrupción y por la defensa de sus derechos, mientras que del lado de la política se tienen que repensar estándares éticos. El fiscal general de la Nación de Colombia, Fabio Espitia Garzón, hizo hincapié en la necesidad de ir a los puntos de corrupción administrativa que más afectan a los ciudadanos.

Por su parte, el director adjunto del diario El País Juan Cruz, en la conferencia de clausura de la jornada, ha asegurado que este “es un momento de debilidad de la prensa”, principalmente en términos financieros “lo que es  también un peligro para la defensa de los derechos humanos.

Cada vez es más difícil el ejercicio del oficio, pero no porque estemos vigilados o heridos, sino porque hemos perdido capacidad de contestación contra el poder”.

En la Conferencia participaron también otras personalidades de la educación como el rector de la Universidad Internacional de Andalucía (UNIA), José Ignacio García Pérez; la secretaria general de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), Araceli Manjón-Cabeza; el catedrático de Universidad de Valladolid, Fernando Rey; la relatora especial sobre Derechos Económicos, Sociales, Culturales y Ambientales de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, Soledad García Muñoz; los representantes de la Asociación Civil Paz Joven Guatemala, María Luisa Méndez Cabrera; de UNICEF España, Ignacio Guadix García; el director Estatal de Cruz Roja Juventud, Carlos Cortés Fabregat; y el secretario general de Organización Iberoamericana de la Juventud (OIJ), Max Trejo.

CEREMONIA DE ENTREGA DEL TERCER PREMIO IBEROAMERICANO DE EDUCACIÓN EN DERECOS HUMANOS “OSCAR ARNULFO ROMERO”

En el marco de la conferencia se ha hecho entrega de la edición española del Tercer Premio Iberoamericano de Educación en Derechos Humanos “Óscar Arnulfo Romero”, que este año recaen en el colegio de infantil y primaria “Reyes Católicos” de Santa Fe (Granada) y al Instituto de Mediación Educativa de Ribeira (La Coruña).

La responsable del Proyecto “Nariz de Payaso”, del colegio infantil y primaria “Reyes Católicos” de Santa Fe (Granada), Silvia Ocaña, ha recibido el diploma del premio en categoría a centro escolar de educación formal, en reconocimiento a la labor de erradicar el acoso escolar, la forma en que involucra a toda la comunidad educativa del centro, promueve que los niños y niñas comprendan mejor sus emociones, que aprendan a canalizarlas, a asumirlas y a darles sentido.

El representante del Instituto de Mediación Educativa de Ribeira (IMER) de la provincia de La Coruña, Olegario Sampedro, ha recibido el diploma en la categoría de organizaciones de la sociedad civil y de educación no formal, por su proyecto “Libertas. Defendiendo la libertad de expresión” que promueve el derecho a la libertad de opinión y de expresión partiendo de nueve casos concretos y reales de escritores, periodistas y blogueros que han visto coartada su libertad de expresión.

Como mención en categoría de centro escolar de educación formal, se ha entregado diploma a Ana María Sánchez, del centro Juan Ramón Jiménez, de Algeciras, por su proyecto “Gafas Verdes”, por su promoción de una educación igualitaria e inclusiva.

En la categoría de organizaciones de la sociedad civil y de educación no forma, se ha entregado mención a Enrique Barbero, de la ONG ACCEM por el proyecto “Escolinos de papel” que se desarrolla en Oviedo, Asturias, que abre las aulas para convertirlas en espacios de educación intercultural.

 

 

Authors
Top